Los bancos financian insumos y maquinaria agrícola
26/09/2017
FAA: El productor crea cooperativas sin responsabilidad participativa
30/09/2017

El bioaceite de soja ya combate bacterias y avanza sobre el cáncer de hígado

Desde hace años, varios grupos de científicos estudia las bondades del grano de soja para la cura de enfermedades, sus posibles aportes a la medicina y la industria farmaceútica.

SOJA. Con la cáscara curan.

Después de 5 años de investigación, un grupo de científicos liderado por el Dr. Rolando Spanevello, de la Universidad Nacional de Rosario y el Instituto de Química (Conicet), lograron una primera instancia para la eliminación de bacterias como la salmonella, a través de un bio aceite extraído de la cáscara de la oleaginosa.

Se trata de un núcleo de expertos que hace 15 años trabaja en el reciclado de residuos celulósicos. Para ellos, la particularidad con el cultivo de la soja se ve dimensionada por el alto volumen de productividad, que a nivel global alcanza una producción anual de 320 millones de  toneladas.

Es demasiado, si se considera que la cáscara representa un 5% del peso del poroto de soja, que se traduce en una producción cercana a los 15 millones de toneladas por campaña.

Spanevello y su equipo, lograron darle un valor adicional a estos excedentes o residuos por medio de un proceso de degradación del contenido celulósico.

Se trata de un biopolímero, constituido por unidades de glucosa (azúcares), que al romperse  para obtener sus estructuras moleculares más pequeñas, permiten bajo un tratamiento térmico y la descomposición química de la materia orgánica (pirolisis) y otros pasos como la ausencia de oxígeno para evitar la combustión, llegar a la obtención del  bioaceite.

“Nuestro interés fue averiguar si este contenía algún tipo de sustancia con actividad biológica. Hicimos ensayos y junto al Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR), logramos identificar una actividad citotóxica que permite controlar la salmonella”, describió Spanevello.

Actualmente, el proceso se encuentra en una etapa de evaluación de distintos tipos de bioactividad que surgen a partir de las estructuras moleculares descubiertas, con el objetivo de hacerle pequeñas modificaciones e intentar incrementar -o no- esa actividad biológica para una efectividad de mayor grado.

“Este mapeo de la actividad celular ayuda a determinar cuáles son las regiones de la actividad molecular que produce cierta actividad y cuales al modificarla se incrementan o  pierden el nivel biológico. A su vez, determina que otras regiones de la estructura son modificadas y no surge ningún efecto”, consideraron los especialistas.

 

NUEVOS AVANCES

Por ahora, el producto aislado, tiene un costo en el mercado bastante elevado que varía entre 200 y 400 dólares el gramo. Sin embargo, es posible lograr que una metodología de desarrollo industrial y a gran escala para bajar rápidamente el valor del bioaciete de cáscara de soja, ya que el producto tiene una amplia gama de usos, que agrupan a la medicina y la industria farmacológica.

“Estamos continuando con la investigación y tenemos indicios que el óleo podría neutralizar células cancerigénicas de hígado en humanos”, enfatizó el doctor Rolando Spanevello anticipando el desarrollo de medicamentos que podrían combatir algunos tipos de tumores o eventos cancerígenos.

Compartir:
ASAC
ASAC

La noticia con contenidos propios.