Garetto: la limitante del trigo está en el balance hídrico
30/04/2018
Trigo: “Los mercados tienen un objetivo móvil con el cultivo”
17/05/2018

El invierno podría complicar el desarrollo ganadero

ATENUADAS. Las reservas son menores a lo planificado para llegar al invierno.

HACIENDA. POCAS RESERVAS. La salida de la sequía es lenta y dejó una ganadería complicada en sus procesos de intensificación. Una menor cantidad de reservas adelantó el suministro de alimentos en verano, tomando lo que se guardaba para el invierno.

Tras la lluvias y un poco de alivio, cada productor debe realizar un diagnóstico sobre su situación y prepararse para lo que pueda pasarle en el futuro. La sugerencia, parte del departamento de Investigación y Desarrollo de la firma Conecar, quien anticipó que el momento más crítico para la ganadería de carne y leche será el invierno.

“Si se logra enfrentar con reservas forrajeras y suplementación es probable alcanzar un equilibrio. Estamos previendo un año de mayor demanda hacia la nutrición animal y las nuevas tecnologías alimenticias”, reconoció el Ing. Rodolfo Gonzolín, responsable técnico y de productos de la empresa.

Al mismo tiempo, anticipó que el crecimiento en las ventas está siendo moderado, debido al aumento en los precios de los alimentos que impacta –de forma inmediata- en la demanda.

El técnico, estima que el productor viene interpretando que la cría y recría tienen un precio aceptable y en el caso de los terneros es muy rentable suplementar por su eficiencia en la conversión.

Se prevé, que las tecnologías en nutrición animal comenzarán a actuar ante las alteraciones del clima y por eso han comenzado a jugar un papel imprescindible los pre-iniciadores para destetes hiperprecoz con nuevos aditivos; así como también; las fórmulas de alimentos balanceados suministrados en autoconsumo, que vienen resultando muy prácticos en la recría de machos y hembras.

Gonsolín, resaltó que se está trabajando en innovación y búsqueda de nuevos productos, que estarán relacionados a enfrentar –a futuro- la eventualidad climática. “Un ejemplo son la implementan de sistemas de recría con silos de autoconsumo, que parten de un solo alimento de libre acceso para el animal y con un importante fuente de fibra”.

Por ahora, los estudios apuntan a diversas alternativas para los productores de carne en situaciones críticas, basados en diagnósticos previos y oportunos para los momentos de escasez.

“La ganadería tiene muy buenas perspectivas, hay que seguir apuntando a la exportación e incorporación de herramientas para llegar a estos mercados y hacer más intensiva la actividad” sugirió el especialista.

 

Sin pasto. Por ahora, varios analistas consideran que la oferta de forraje va a llegar tarde y será limitada. “La recomendación pasa por soportar entre 1 a 2 meses o el período que sea necesario, con alimentos balanceados de recría que ayudan a retener los animales en el campo, sin la necesidad de salir a vender en épocas no propicias por el precio de la hacienda”, destacó Gonsolín reconociendo las ventajas y excelente conversión de la categoría de terneros y su ecuación económica que resulta interesante de analizar.

El eje pasa por buscarle la vuelta a una situación que anticipa limitantes de forrajes conservados en el invierno. “Obliga a definir los animales que el productor debe dejar en su establecimiento, de acuerdo a las estrategias posibles basadas en la ecuación económica”.

 

Otra mirada. La opinión es compartida. Según el presidente de la Sociedad Rural de San Cristóbal, Ing. Rafael Alemán, la solución pasa por encontrar una forma temprana en el destete y aplicar las diversas fórmulas de racionamiento que pasan por una variedad de productos que contribuyen a un abaratamiento.

“El productor debe convencerse e invertir porque los resultados finales son buenos. Estamos hablando de tecnologías de fácil aplicación y el resto pasa por acercarse a los bancos para conseguir financiación hacia una inversión ganadera que nos aproxime a las nuevas herramientas y sistemas”.

Este empresario, aportó datos de su zona al departamento de auditorías internas del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), donde destacó la caída en los planteles de hacienda, durante los últimos 10 años, en el noroeste santafesino.

“Es continúa y en mucha zonas es complicado el futuro de la ganadería. Hablan de una situación brillante para todo el país y una demanda internacional inagotable, aunque no es tan real si se interpreta que la industria frigorífica no puede cerrar grandes negocios, ante la ausencia de oferta y poca hacienda”.

Alemán, no la ve fácil, aunque considera que la idea de invertir se relaciona con un productor que ve -dentro de su campo- a la ganadería como un buen negocio. “Posiblemente más estable que la agricultura. Igual hay que hacer bien las cosas para que sea rentable porque ya no estamos frente a un negocio de tenedores de vacas, ni reboleo de hacienda. Hay que sentarse a producir y entender para salir adelante”.

 

Compartir:
ASAC
ASAC
La noticia con contenidos propios.