Ganadería: buscan armar la Scaloneta de la carne vacuna
02/12/2023
Lechería: el nuevo gobierno no debe ser una aliado de la industria
17/12/2023
Ganadería: buscan armar la Scaloneta de la carne vacuna
02/12/2023
Lechería: el nuevo gobierno no debe ser una aliado de la industria
17/12/2023

El INTA va por un recambio generacional

LA HERENCIA. El sector reclama empezar de nuevo.

Las nuevas autoridades del organismo, se preparan para cubrir la sensación de vacío y estancamiento.

En pocos días, el director del Centro Regional Córdoba del INTA, Juan Cruz Molina tomará la conducción del organismo y tendrá la función de dinamizar a un instituto que viene perdiendo el ritmo de los nuevos tiempos.

A su lado estará la productora santafesina, María Beatríz ¨Pilu” Giraudo, ex presidenta de Aapresid y referente de la Red de Mujeres Rurales, así como también una impulsora de las buenas prácticas agropecuarias, la sostenibilidad productiva y una mirada sustancial hacia la mitigación del cambio climático.

Parte de este equipo, tendrá la tarea de avanzar sobre un recambio generacional del INTA, el pensamiento de los ´80 y las necesidades de imponer más ritmo y diluir el tono de vacío que muestra la instituciòn desde hace algunas décadas.

También, cargarán la responsabilidad de motivar a muchos jóvenes que; por el estancamiento laboral, de proyección y salarios, buscan ofertas más tentadoras y se van hacia el sector privado.

Es decir, se pierden los liderazgos en investigación, la creación de nuevos programas, el aval a la ciencia y el aprovechamiento de una organización que se extiende por toda la geografía productiva de Argentina.

Está claro, que los nuevos funcionarios saben que -por ausencia de recursos- atrás y hace ya un largo tiempo, quedaron un poco olvidadas las nuevas demandas del sector que van hacia el valor agregado, el cuidado del ambiente, su competitividad y sostenibilidad, por medio de las herramientas que debería haber motorizado el INTA.

Por eso muchos hablan de una fuerte renovación y un ajuste de clavijas, sobre una mirada diferente de lo que se viene. Entre algunos de los conceptos, desde la secretaría de Bioeconomía ya están hablando de un mundo de transformaciones socio productivas con base en el conocimiento, donde el “Saber Hacer” será juzgado de manera constante por actores críticos.

El equipo de Fernando Vilella, tiene apuntada la idea inicial de supermercado del mundo, aunque con valor agregado en todas las producciones. La mirada está puesta en las demandas cuantitativas ante el aumento desenfrenado de la población mundial para las próximas décadas.

Ya hablan de un oportunidad histórica que parte de la necesidad de alimentar a 10 mil millones de personas, así como también atender las nuevas exigencias relativas bajo la concepción de la salud, las prioridades ambientales del mundo y transitar el paso de una economía basada en hidrocarburos y derivados, hacia un sistema de recursos renovables desde las metalurgia, petroquímica hacia la economía circular.

En una serie de reuniones previas a la acción, estos referentes han subrayado y enumerado todo lo que nuestro país puede aportar al mundo. No solo en producción física, sino en valor y biomasa. Están pidiendo que se entienda este proceso como el conjunto de materia orgánica, de origen vegetal o animal con materiales que proceden de su transformación natural o artificial y también de servicios y conocimiento.

Esta semana, las primera líneas del funcionario (Vilella), dejaron con la boca abierta a muchos de los que tendrán que impulsar la renovación en las líneas de pensamiento productivos de las instituciones (INTA). Les habló de exigencias de calidad, geopolítica y renovación tecnológica.

También incorporó el tema de las demandas de alimentos trazables, saludables, y el rol de una Argentina Agrobioindustrial. Hay cautela sobre el futuro productivo, aunque ya se maneja un nuevo lenguaje con una mirada muy global, exportadora y de una amplia apertura.