Resumen de la Semana: 27 de abril al 1 de mayo
01/05/2020
Resumen de la Semana: 4 al 8 de mayo
08/05/2020

China: “El desafío de un país opuesto a las costumbres del mundo”

A TODA VELOCIDAD. Cristian Inderkumer, el experto en Cooperación Argentina China, cree que es posible intercambiar carne y granos por alta tecnología.

Se esperan cambios en la cooperación comercial con el gigante asiático.

Cuando se restablezca un orden, el multilateralismo, las acciones coordinadas y el comercio mundial tendrán que ser revisadas. Así lo indican los principales analistas de comercio exterior desde que se disparó una guerra comercial, que no pudo atenuarse porque fue atacada por otro factor inesperado como la pandemia del Covid-19.

Mientras tanto, en la mirada de muchas naciones -y principalmente Argentina- está China con una superficie tres veces más grande que nuestro país, más de 1.400 millones de habitantes y características muy distintas.

Sin ir más lejos, la densidad de su población en las ciudades del interior promedia los 5 millones de habitantes y en muchas de ellas interactúan no más de 200 a 300 extranjeros.

“Aunque suene extraño,  solo un chino por cada 10 mil habitantes habla inglés”, describe el Lic. Cristian Inderkumer, un argentino que desde hace años trabaja en la región desde la dirección de una Asociación Civil para la Cooperación Argentino China (ACCACh).

Este asesor, afirma que es muy difícil entablar una relación si no se habla chino mandarín y, entre tantas apreciaciones, en sus mentes siempre prima un principio; primero nos conocemos, después nos hacemos amigos y luego hacemos negocios.

Al mismo tiempo, reconoce que las grandes ciudades muestran costumbres muy diferentes tanto en los negocios como en la vida cotidiana.

“Gran parte de la población está compuesta por hijos únicos, resultado de una política impuesta por parte del gobierno en 1978 hasta el 2015. Esto genera una característica común en toda su demografía y repercute en las decisiones y su forma de comercio”, agrega el especialista indicando que a la par se mueve su desarrollo tecnológico, las inversiones, historia, cultura y un amplio espectro gastronómico entre los que se destacan platos milenarios y el mercado de animales frescos.

Este es uno de los bastiones que intenta afianzar el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), desde que desembarco en varias regiones de China con el objetivo de asociar nuestra carne al paladar o el recurso en gastronomía de los mejores restaurante y cadena hoteleras del continente asiático.

Cabe destacar, que en materia de comercio exterior esta región ve a Latinoamérica y el Mercosur como una unidad y la zona más importante en la provisión de materias primas.

Inderkumer, reconoce que en el intercambio, China ha asociado la gran migración de su población desde el campo a la ciudad, así como también, sus procesos de urbanización a una necesidad inminente que se basa en generar confianza, mediante la incorporación de mayor mano de obra en sus industrias y alto desarrollo en lo productivo.

“Desde hace una década ya no se producen tantas baratijas y su industria de ha tecnificado para pasar del “Made al Created en China”. Se trata de un alto valor agregado a sus productos, exportando tecnologías de vanguardia y competitivas”.

Por su parte, desde este lado la oportunidad de Argentina y otras naciones de la región apuntan a una fuerte penetración con productos agropecuarios. Muchos de ellos, serán revisados y ajustados a nuevos protocolos que ya se empiezan a generar desde muchas ciudades que poco a poco van intentando dejar atrás esta crisis.

Mercosur

El presidente de Federación Agraria Argentina, Carlos Achetoni dijo que la dirigencia agropecuaria está muy preocupada por el retiro del Estado Nacional de una secuencia de negociaciones del Mercosur con una decena de nuevos mercados.

El dirigente, que está al aguardo –junto a sus pares– de una audiencia con el ministro de Relaciones Exteriores y Comercio Internacional, Felipe Sola, dijo que los primeros datos que les llegaron se relacionan a una necesidad de nuestro país por proteger la industria nacional y el empleo.

“Creemos que el gobierno está viendo que en algunas contrapartes, si bien se consume producción nacional, también se insertan muchos productos industriales y del sector automotriz que podrán generar riesgo a los puestos de trabajos locales”, expresó Achetoni diciendo que es necesario charlar, despejar dudas y generar una apreciación para definir una postura.

Al cierre, y a manera de ejemplo, estimó que es posible un ingreso a nuestro mercado con vehículos o autos del continente asiático en una situación ventajosa, a cambio de productos primarios o agroindustriales elaborados que queden en una posición de desbalance.

“Queremos conocer en detalle, cual es la protección o el cuidado hacia los interno, porque si frenamos la inserción de nuestra producción en el mundo estaremos en problemas y mucho más si nos quedamos atrás de las resoluciones que venían teniendo el conjunto de los países que integran el Mercosur”, subrayó.

Compartir: