Acto Inaugural
29/07/2023
Nuestra impronta
11/08/2023
Acto Inaugural
29/07/2023
Nuestra impronta
11/08/2023

Santa Fe podría seguir perdiendo tambos

DÓLAR AGRO. La hacienda para leche en la mira.

Las intervenciones del Estado vuelven a generar un desbalance. Ahora impactan sobre algunos, en lo mediato estarán mal todos.

Publicidad: Banco de Santa Fé. Vivís Acá - Cuenta sueldo

El referente del área de Lechería de Coninagro, Javier De la Peña, pidió que no geste ningún tipo de dólar diferencial nuevo para frenar el aumento de los costos y toda la composición que –hace un año atrás– vienen aguantando todos los productores lecheros.

En principio seria la pesada mochila que dejó la sequía, sumada al pasado dólar soja, la nueva modalidad en vigencia para el maíz y los rumores o amenazas de una modalidad complementaria a esta cuarta edición o la promulgación de una nueva.

“Si van seguir con esto, que nos incluyan, nos quiten las retenciones o den señales de una medida a favor”, dijo el referente estimando que si los incluyen en el dólar maíz o de las economías regionales se estaría otorgado una puerta de salida al exceso de producción para la primavera, pero no un solución concreta al problema de los precios.

Según De la Peña, los precios están muy caídos y la leche se encuentra por debajo del índice de inflación y los pequeños incrementos no se equiparan con los movimientos de la economía Argentina.

“Nosotros sabemos que tanto los productores como los consumidores somos tomadores de precios y esta realidad mantiene disconforme a las dos puntas”, resaltó Javier de la Peña agregando que la situación es incómoda para sobrevivir porque la mayoría de los tamberos están con inconvenientes financieros, altos costos de productivos y una pérdida en la producción de maíz que complicó las reservas.

Al mismo tiempo, el empresario recordó que el efecto de la sequía sigue vigente y falta fibra para alimentar las vacas. “Los granos se han encarecido y ese es otro problema”.

Esta semana, el departamento de análisis pecuario de Coninagro visibilizó la desesperación de los productores por atender el equilibrio entre el valor del litro de leche y las necesidades financieras sin un achicamiento de los rodeos o la venta de las vacas.

“En el norte de Santa Fe, con una hectárea de maíz se logran 15 metros de silobolsa como reserva para la alimentación del ganado. El clima adverso ha hecho que en la última campaña se alcancen solo 5 a 7 metros”, agregó este empresario de forma comparativa, graficando como se han incrementado al triple los costos de la maño de obra contratada.

De la Peña estima  que más allá de las oportunidades del dólar maíz y el apuro de muchos por hacer negocios diferenciales, a la larga nadie se termina salvando.

Es más, considera que en Santa Fe los tambos familiares que no han tenido la espalda suficiente para avanzar tecnológicamente, han redundado en costos ocultos, eficacia, reparaciones y otro tipo de problemas. “Un caso similar seria con las ordeñadoras, ya que la provincia cuenta con la mayor cantidad de tambos chicos, de superficie alquiladas y en muchos casos son parte del sostén de muchos pueblos del interior regional.

“Acá está el verdadero problema porque muchas empresas pueden llegar a ser cerradas y solo se salvarán algunos pocos que han alcanzado la eficiencia”.

A priori, muchos referentes del sector lácteo no entienden como el gobierno de Santa Fe, tuvo un superávit fiscal de 20 mil millones de pesos y no ayudo con recursos económicos o créditos especiales de toda la franja central de nuestro territorio.

Por ahora, la esperanza está centrada en una administración con políticas productivas distintas, aunque no saben cuáles son los candidatos formales y los equipos que podrían llegar a interactuar en esta área. “Coninagro los ha convocado –a los que queden– a un encuentro de debate que se llevará a cabo en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires el próximo 23 de agosto, en el marco del Congreso El Campo y La Política”, resaltó.