SRA: en 25 años el sector puso 200 mil millones de dólares y se dilapidaron
30/12/2023
Cautela
24/01/2024

Ganadería: más exportaciones y caída del consumo interno

ALERTA. El consumo de carne vacuna podría caer un 40 %.

La liberación del segmento y una exportación por encima del millón de toneladas, harán que el consumo interno se ubique en un promedio de 30 kilos por habitante por año.

El referente de la Mesa Nacional de Carnes, Dardo Chiesa, consideró que en el inicio del 2024, el panorama se expresa con una tensión de precios muy grande y la carne bovina comienza a comportarse como nunca antes había sucedido, ya que las grandes variaciones de precios podrían afectar profundamente al consumo interno.

“Hace 2 o 3 años los precios vienen golpeando al consumo, la situación del bolsillo de la gente es cada vez más precario y no alcanza. No es que falta voluntad hacia el consumo de carne, sino que por el contrario, ya no hay poder adquisitivo para adquirirla”, reflejó el analista no descartando que –por encima de todo esto– las exportaciones han sido importantes.

Al mismo tiempo. expresó que –el 2024– se inició con un cambio significativo ya que los siete cortes populares (asado, vacio, falda, matambre, tapa de asado, nalga y paleta), podrían generar una visión para el segmento exportador de relevancia.

El dato, surge del planteo de escasez que dejó la sequía, que frenó las exportaciones, aunque el promedio se manejo cerca del 12,5 al 13 % con una  faena de 14 millones de cabezas.

“Es un número importante, que tal vez se repita en este año, aunque seguiremos con una oferta restringida y una demanda de la exportación que seguramente acompaña. Por su parte, considero que el reacomodamiento de precios –el mercado interno– va a mantener la situación de no poder convalidar aumentos. Es decir, los aumentos en carnicerías han tenido que volver para atrás porque los puntos de expendió no estaban vendiendo nada.

Por ahora, la Mesa de Ganados y Carnes, sabe que los primeros meses de la administración del presidente Milei, mantendrán una fuerte tensión de precios que podría extenderse durante todo el 2024.

Entre los diversos análisis, varios empresarios consideran que –ante una inflación disparada– es muy difícil comparar cual debería ser el precio del mercado interno, ya que –por ahora– lo está poniendo el consumidor.

También se dice que si la exportación es proactiva, es probable que genere un subsidio hacia el consumo en virtud de que -al vender bien lo que se exporta- pueden aparecer precios más accesibles en algunos cortes.

“Venimos de un 2023, con un consumo promedio de 48 kilogramos por habitante, por año. Si subimos la exportación por encima del millón de toneladas con una faena de 13 millones de cabezas de ganado, el consumo interno va a caer por abajo del 40 %”. Es más, con la quita de restricciones y la posibilidad de exportar los 7 cortes destinados para el mercado interno, todo hace pensar en un crecimiento en exportaciones y una mejora global en toda la  ecuación”.

Chiesa, remarca que hay cortes que no se consumen –demasiado– en el mercado. Un ejemplo son la paleta y tapa de asado, que antes se enviaban mucho al exterior para ser picados. “Entonces, si tenés cortes que te traccionan el precio, te pueden permitir que otros –como la cuadrada– te favorezcan el valor dentro del país”.

A priori, el otro lado de la moneda sería ver que las retenciones subieron del 9 a un 15%, entonces se vuelva a estar en un negocio muy finito y con precios internacionales que tampoco están disparados como para anticipar un negocio extraordinario. “Nos encontramos frente a un flujo y rentabilidad media a baja, que cada 2 o 3 % suma”.

Por ahora, lo mismo que dice cada segmento productivo se aplica a la carne vacuna. Por encima de los beneficios libertarios, la situación sigue siendo complicada porque han aumentado los insumos y más allá del achicamiento de la brecha cambiaria, ahora los dólares no se terminan de equiparar. “La incertidumbre está en función a los nuevos precios en lo que va desde que ganó el presidente Javier Milei, ya que el combustible tuvo 3 ajustes fuertes. Inevitablemente el sector va a apostar a este camino por ser el de la libertad de mercados, dejando que todo fluya. Para el agro, es lo que favorece y que pidió siempre para una mayor producción y empleo. Habrá que hacer un sacrificio, donde aquellos que estén ligados a un proceso de exportación estarán mejor y quienes operan en el mercado interno deberán soportar un poco más, (tal vez) hasta que la gente mejore su poder adquisitivo.